martes, 5 de julio de 2016

LOS EXTRAÑOS PREPARATIVOS PARA EMERGENCIAS DEL GOBIERNO DE EEUU.


LOS EXTRAÑOS PREPARATIVOS PARA EMERGENCIAS DEL GOBIERNO DE EEUU.

Estos últimos días se están haciendo públicos datos relativos a los preparativos que silenciosamente está realizando el gobierno de EEUU, para afrontar algún tipo de emergencia significativa a escala nacional.

El gobierno de EEUU está llevando a cabo un programa reservado de Estrategia Nacional, mediante el cual está almacenando millones de dólares en suministros médicos en almacenes secretos por todo el país.

Y paralelamente, el gobierno norteamericano ha participado, junto con otros países, en un ejercicio que simula una crisis alimentaria mundial de una década de duración.

En lo referente a los almacenes de suministros, un reciente artículo del medio NPR, revela que existen por lo menos seis de estos almacenes en varios lugares de EEUU y que en ellos se están almacenando por lo menos 7.000 millones de dólares en suministros.

Miles de vidas podrían algún día depender de estas reservas, que comprenden todo tipo de suministros médicos que los funcionarios necesitarían si se produjera un ataque terrorista con un arma química, biológica o nuclear.

La ubicación de estos almacenes es secreta. La cantidad de almacenes que existen de este tipo, también es secreta. (Aunque recientemente un ex funcionario del gobierno dijo en una reunión pública que hay seis de estos almacenes). Y además, su contenido exacto, también es secreto.

Miles de vidas podrían algún día depender de estas reservas, que comprenden todo tipo de suministros médicos que los funcionarios necesitarían si se produjera un ataque terrorista con un arma química, biológica o nuclear.

La ubicación de estos almacenes es secreta. La cantidad de almacenes que existen de este tipo, también es secreta. (Aunque recientemente un ex funcionario del gobierno dijo en una reunión pública que hay seis de estos almacenes). Y además, su contenido exacto, también es secreto.

Todo este secretismo, tiene una base de lo más lógica:

“Si todo el mundo sabe exactamente lo que tenemos, entonces nuestros posibles enemigos sabrán lo que deben hacer para causarnos un daño que no podamos afrontar” nosotros que no podemos arreglar”, dice un alto funcionario. “Y nosotros no queremos que eso ocurra”

El informe de NPR indica que la mayor parte de los suministros almacenados son de naturaleza médica. Según NPR, el inventario incluye millones de dosis de vacunas contra agentes de bioterrorismo, como la viruela, antivirales en caso de una pandemia de gripe mortal, medicamentos utilizados para tratar enfermedades derivadas de radiación y quemaduras, antídotos contra agentes químicos, productos para el cuidado de heridas, fluidos intravenosos y antibióticos.

Todo ello ha llevado a algunas personas a preguntarse si el gobierno norteamericano sabe algo y se podría estar preparando para afrontar algún tipo de pandemia, quizás provocada por algún ataque biológico.

Pero evidentemente, eso entra en el campo de la más pura especulación y lo que sí es cierto es que en todo caso, la obligación de los gobiernos (y más en el caso de los gobiernos poderosos), es prepararse para este tipo de eventualidades.

 Michael Rieger/FEMA

También podemos concluir, además, que en el caso de EEUU, existe toda una industria (de seguridad, farmacéutica, etc…), aparte de un nutrido aparato burocrático formado por múltiples agencias federales, que obtiene grandes beneficios con las inversiones realizadas en estos preparativos.

Pero paralelamente a todo esto, el gobierno norteamericano también se ha estado preparando para afrontar una posible gran crisis alimentaria.

La industria de la seguridad nacional de Estados Unidos está planificación los posibles efectos de una crisis mundial de alimentos sin precedentes que pudiera llegar a durar tanto como una década entera, según ha informado un contratista del gobierno.

Los estudios publicados por la CNA Corporation en diciembre de 2015, de los que no se ha dicho nada hasta ahora, describen una simulación detallada de una prolongada crisis mundial de alimentos que se extendería en la década 2020-2030.

La simulación, titulada “Reacción en Cadena Alimentaria”, fue un juego de simulación en el que participaron 65 funcionarios de los EEUU, Europa, África, India, Brasil, y de instituciones multilaterales e intergubernamentales clave.

En el ejercicio se simula una situación en la que después de 2023, se producen sequías y olas de calor graves en China, India, Rusia y Ucrania, en coincidencia con unos precios del petróleo que aumentan rápidamente hasta por encima de 100 $ el barril.


Que se realicen todos estos ejercicios no significa necesariamente que aquello para lo que se preparan vaya a ocurrir obligatoriamente. En ningún momento estamos diciendo que los gobiernos se preparen ni para afrontar una gran pandemia, ni para afrontar una gran crisis alimentaria.

Sin embargo, sí que toman en consideración tales posibilidades, y por lo visto, el caso de la posible pandemia se está afrontando muy seriamente, a la vista de cómo preparan almacenes repletos de medicamentos y de la consiguiente inversión realizada.

Al respecto de la crisis alimentaria, la agencia Reuters informaba que la demanda mundial de alimentos es creciente y que un nuevo informe indica que no pasará mucho tiempo antes de que podamos vernos abocados a “una duplicación de los precios de los alimentos”.

Este incremento acusado de precios, se debería en gran parte a un crecimiento de la población, combinado con una creciente escasez de agua y tierras, que podrían desembocar al final en un acusado aumento del precio de los alimentos y provocar disturbios en algunos países en desarrollo.


Paralelamente a estas dos maniobras, hay otras denuncias que entran más en el campo de la conspiración y cuyas bases, son mucho más discutibles.

Estos últimos días, medios conspirativos norteamericanos han vuelto a incidir en uno de los temas que más les obsesionan: la presunta presencia de grandes convoyes de vehículos militares de las Naciones Unidas, detectados por sorprendidos ciudadanos en diferentes puntos del país.

Este es un tema que creemos que forma parte de la paranoia de una determinada clase de estadounidenses, que parecen estar convencidos de que van a ser invadidos por fuerzas multinacionales de las Naciones Unidas en caso de un gran cataclismo, epidemia, disturbios sociales o colapso económico, y que su presencia sería usada como pretexto para implantar una ley marcial en EEUU, acabar con sus libertades, la constitución, arrebatarles las armas que tienen en casa o quien sabe si borrarles incluso las estrellas de la bandera o torcerles las barras.

Según denuncian personajes como Michael Snyder o Brandon Turberville, estos convoyes de vehículos militares fuertemente blindados y preparados habrían sido vistos en Texas, Mississippi, Arizona, Florida y Virginia.

Bien, puesto que llevan años con este mismo cuento recurrente, no creemos que sea conveniente dejar que lo que parece más un bulo que otra cosa, nos desvíe la atención de lo que realmente la merece.

Lo cierto es que el gobierno norteamericano, sea por puro negocio o sea porque realmente se prepara para un posible problema real a gran escala, lleva tiempo preparando almacenes cargados de medicamentos para afrontar algún tipo de gran emergencia.

Y también parece cierto que el mismo gobierno de EEUU, en conjunción con otros gobiernos, se están preparando para afrontar una hipotética gran crisis alimentaria en un futuro no muy lejano, que no duraría unos pocos meses, sino una década entera.


PUBLICACIONES RELACIONADAS: